HERMANAS CLARISAS CAPUCHINAS EN DENVER

Si estás interesada en conocer mejor nuestra vida capuchina, tienes preguntas, o quisieras programar una visita, comunícate con nosotras: Monasterio de Nuestra Señora de la Luz -3325 Pecos Street-Denver, CO 80211-Tel: 303.458.6339. Email:  denver.capclares@gmail.com

HERMANAS CLARISAS CAPUCHINAS-VOCACIONES

Home | Site Map | Contact Us | Blog

Capuchin Poor Clares of Denver. CO

«Como familia unida en el nombre del Señor, (la comunidad religiosa) es, por su misma naturaleza, el lugar donde se ha de poder alcanzar especialmente la experiencia de Dios y comunicársela a los demás»; en primer lugar a los propios hermanos de comunidad.
(LA VIDA FRATERNA EN COMUNIDAD )

En nuestra vida de Hermanas Clarisas Capuchinas ocupa un lugar especial la vida de fraternidad, pues es una respuesta al mandamiento de Jesus: “Amense los unos a los otros como yo los he amado”.

     

"Es magnifico verdaderamente y digno de todo honor este intercambio: rechazar los bienes de la tierra para tener aquellos del Cielo, desear los bienes celestes en vez de los terrenos, recibir el ciento por uno y poseer la vida santa por la eternidad"

(Santa Clara).

 

 

ILa alegría del Evangelio llena el corazón y la vida entera de los que se encuentran con Jesús. Quienes se dejan salvar por Él son liberados del pecado, de la tristeza, del vacío interior, del aislamiento. Con Jesucristo siempre nace y renace la alegría.
(EVANGELII GAUDIUM)

Si para todos los consagrados adquieren una particular resonancia las palabras de Pedro: «Señor, ¡qué bueno es estar aquí!», las personas contemplativas, que en honda comunión con todas las otras vocaciones de la vida cristiana «son rayos de la única luz de Cristo que resplandece en el rostro de la Iglesia», «por su carisma específico dedican mucho tiempo de la jornada a imitar a la Madre de Dios, que meditaba asiduamente las palabras y los hechos de su Hijo  así como a María de Betania que, a los pies del Señor, escuchaba su palabra Su vida «escondida con Cristo en Dios»  se convierte así en figura del amor incondicional del Señor, el primer contemplativo, y manifiesta la tensión teocéntrica de toda su vida hasta poder decir con el Apóstol: «Para mí vivir es Cristo», y expresa el carácter totalizador que constituye el dinamismo profundo de la vocación a la vida contemplativa.

 

[VULTUM DEI QUAERERE)

 

 

}
Durante el día tenemos tiempos de oración personal y silenciosa para habla y rescuchar  a Dios que habla al corazón.

Copyright © 2010 The Capuchin Poor Clares of Denver

All Rights Reserved