HERMANAS CLARISAS CAPUCHINAS EN DENVER

Si estás interesada en conocer mejor nuestra vida capuchina, tienes preguntas, o quisieras programar una visita, comunícate con nosotras: Monasterio de Nuestra Señora de la Luz -3325 Pecos Street-Denver, CO 80211-Tel: 303.458.6339. Email:  denver.capclares@gmail.com

La llamada al camino de los consejos evangélicos nace del encuentro interior con el amor de Cristo, que es amor redentor.

Cristo llama precisamente mediante este amor suyo... Tal amor abarca a toda la persona, espíritu y cuerpo, sea hombre o mujer, en su único e irrepetible "yo" personal.

(REDEMPTIONIS DONUM)

 

El consejo evangélico de la castidad es sólo una indicación de aquella particular posibilidad que para el corazón humano, tanto del hombre como de la mujer, constituye el amor esponsal del mismo Cristo, de Jesús "Señor". ... es una elección carismática de Cristo como Esposo exclusivo. Esta elección no sólo permite "preocuparse" específicamente de las cosas del Señor, sino que —hecha "por el reino de los cielos"— acerca de este reino escatológico de Dios a la vida de todos los hombres en la condición de la temporalidad y lo hace, en cierto modo, presente al mundo.

(EDEMPTIONIS DONUM)

En nuestra vida de Hermanas Clarisas Capuchinas ocupa un lugar especial la vida de fraternidad, pues es una respuesta al mandamiento de Jesus: “Amense los unos a los otros como yo los he amado”.

     

CAPUCHINAS-LLAMADO A LA VIDA CONSAGRADA

La luz del rostro de Dios resplandece con toda su belleza en el rostro de Jesucristo, «imagen de Dios invisible»  «resplandor de su gloria» , «lleno de gracia y de verdad» : él es «el camino, la verdad y la vida» . Por esto la respuesta decisiva a cada interrogante del hombre, en particular a sus interrogantes religiosos y morales, la da Jesucristo; más aún, como recuerda el concilio Vaticano II, la respuesta es la persona misma de Jesucristo: «Realmente, el misterio del hombre sólo se esclarece en el misterio del Verbo encarnado.

Copyright © 2010 The Capuchin Poor Clares of Denver

All Rights Reserved

Home | Site Map | Contact Us | Blog

Capuchin Poor Clares of Denver. CO


Míralo hecho despreciable por ti y síguelo, hecha tú despreciable por Él en este mundo. 20Reina nobilísima, mira atentamente, considera, contempla, deseando imitarlo, a tu Esposo, el más hermoso de los hijos de los hombres, que, por tu salvación, se ha hecho el más vil de los hombres, despreciado, golpeado y flagelado de múltiples formas en todo su cuerpo, muriendo en medio de las mismas angustias de la cruz.

Dejando absolutamente de lado a todos aquellos que, en este mundo falaz e inestable, seducen a sus ciegos amantes, ama totalmente a Aquel que por tu amor se entregó todo entero, cuya hermosura admiran el sol y la luna, cuyas recompensas y su precio y grandeza no tienen límite; hablo de aquel Hijo del Altísimo a quien la Virgen dio a luz, y después de cuyo parto permaneció Virgen.
( Santa Clara)
La profesión religiosa pone en el corazón de cada uno y cada una de vosotros, queridos Hermanos y Hermanas, el amor del Padre: aquel amor que hay en el corazón de Jesucristo, Redentor del mundo. Este es un amor que abarca al mundo y a todo lo que en él viene del Padre y que al mismo tiempo tiende a vencer en el mundo todo lo que "no viene del Padre". Tiende por tanto a vencer la triple concupiscencia. "La concupiscencia de la carne, la concupiscencia de los ojos y el orgullo de la vida" están en el hombre como herencia del pecado original, por cuya consecuencia la relación con el mundo, creado por Dios y dado en señorío al hombre fue deformada en el corazón humano de diversas maneras. En la economía de la Redención los consejos evangélicos de castidad, pobreza y obediencia constituyen los medios más radicales para transformar en el corazón del hombre tal relación con "el mundo"; con el mundo exterior y con el propio "yo", el cual en cierto modo es la parte central "del mundo" en el sentido bíblico, si en él se enraíza lo que "no viene del Padre". (REDEMPTIONIS DONUM)